Carreteras I. Caminando hacia el futuro. Historia.

¿Cuántas veces hemos pensado en el futuro? Seguro que todos en algún momento hemos pensado en él, llegando a imaginar cosas sorprendentes más allá de aquello que creemos o consideramos “realista”, movidos por ese avance continuo de la ciencia, de la tecnología,… De hecho, cosas impensables hace no tantos años atrás, hoy en día las tenemos y, si nos hubiesen planteado la duda de su posible existencia en un futuro, fijo que muchos de nosotros no hubiésemos apostado por ellas…

Y… ¿Por qué no soñar despiertos? ¿Alguien se ha planteado en alguna ocasión cómo ha evolucionado a lo largo de la historia algo tan útil y tan presente en el día a día, como podría ser una carretera? ¿Alguien ha pensado en cómo eran, en cómo son actualmente, y en cómo podrían ser las “carreteras del futuro”? y… ¿si ya existieran?

Empezaremos echando un vistazo hacia el pasado…

Muchos pueblos antiguos construyeron las primeras carreteras y caminos pavimentados pero, los indiscutibles y mayores constructores de calzadas, fueron los romanos. Los romanos gozan de ser considerados como los más grandes constructores de caminos del mundo antiguo, construyendo desde el 400 a.C. una red de amplias y eficientes vías para facilitar el avance de los carros o la marcha rápida de sus ejércitos por el Imperio, siendo a finales del siglo XIX, con la llegada del automóvil, cuando hubo que mejorar su superficie de rodadura, consiguiéndose en el año 1.902 una superficie lisa a base de una mezcla de alquitrán y piedras troceadas que se apisonaban (macadán, en honor a su inventor, el británico J. Mac Adam), aportándole así una consistencia adecuada y dándole una ligera forma arqueada de modo que el agua de lluvia circulara hacia las cunetas laterales. Gracias a los avances tecnológicos se ha permitido ir perfeccionando la pista de rodadura, adecuándola a las necesidades de los vehículos modernos.

Si realizamos una comparativa entre las primeras carreteras (calzadas construidas por los romanos), y las presentes en la actualidad, podemos observar grandes cambios pero, sorprendentemente, partiendo de una estructura común.

historia

Se debe resaltar de los romanos que son los primeros que adoptan medidas encaminadas a la construcción, conservación, reparación y tránsito por los caminos y calzadas, estableciendo la protección para el uso, mantenimiento del tránsito, y no deterioro de los caminos públicos.

Por otra parte, las carreteras, tal y como hoy las conocemos, son muchas veces el perfeccionamiento de antiguas rutas y caminos existentes. Así, numerosos ejes principales de comunicación siguen rutas ocupadas por calzadas romanas, estando en muchos casos, superpuestas a ellas.

Fuentes:
http://www.lasexta.com/noticias/ciencia-tecnologia/
http://noticias.coches.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

seis + 11 =

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies